Seguidores

jueves, 3 de marzo de 2016

Invisible


Una noche como tantas

Con rocío de estrellas

Ella se congela en la nada

Vive su mundo, desolada

Rasguñando pesadillas de besos descarnados

Que agrietaron sus labios frambuesa

Esos labios con sabor a tristeza

Donde muere la sonrisa

Donde ya no existen caricias

Porque se esfumaron con el tiempo

Y ella ni siquiera piensa

Solo acude a su soledad de princesa

Puta realidad de tantas mujeres solas

Esperando encontrar una salida

Florecer entre sábanas tibias

Destilar amor guardado

Sin prejuicios, ni a escondidas.





Char®

1 comentario:

  1. Que triste tu poema pero qué intenso.

    Un placer leerte.

    Un besazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita