Seguidores

lunes, 17 de julio de 2017

Cuando es tarde...



Usted sólo siente mi falta, cuando se siente sola, 

cuando percibe que todo lo que usted vivió en sus días fue momentáneo.

Sólo se conecta conmigo, cuando su lista de teléfonos está vacía 

o cuando todos están demasiado ocupados para atender.

Sólo me quieres, cuando nadie más te quiere, 

ahí te acuerdas de mí y de lo que solíamos hacer 

debajo de las escaleras, o en el ascensor.

Usted sólo siente mi falta, cuando el verano se va 

y el invierno de la soledad invade su habitación.

Usted sólo me desea, cuando reconoce que nadie pudo robarle 

un par de lágrimas en cada orgasmo.

Usted sólo siente mi falta, cuando las luces se apagan 

y usted se da cuenta de que está sola.

Que pena que usted se dio cuenta tarde, muy tarde.

Que pena que usted lo percibe demasiado tarde, 

podría haberla hecho sentir muy feliz, 

solo si usted me hubiera dado esa oportunidad.

Que pena que usted acaba de sentir ahora mi falta, 

cuando yo estoy dando gloria a Dios por su ausencia en mi vida.

Respetuosamente, se lo escribí señora,

porque no quiso escucharme.

Y recuerde, que jamás le prometí la luna,

solo mi compañía, mi amor y  mis locuras



Char®

martes, 11 de julio de 2017

Flores y ausencias.


Cada día duele más su ausencia

lo único que tiene de bueno

es que cada vez que la recuerdo

siembro un para de semillas de flores

¿Te imaginas?

Muy pronto mi jardín será una selva

inundada de flores y ausencias,

el corazón más duro

y la razón extendiéndose como hiedra,

hasta ahogarme, hasta vaciarme las penas



Char®

martes, 4 de julio de 2017

A veces nos rompemos lentamente, o nos rompen



Dicen que la veía sonreír dulcemente,

nadie sospechaba que lloraba demasiado.

Nunca dijo la causa, aunque sus ojos gritaban el nombre de él

Ella lo tomaba de la mano, casi como acariciando

lo miraba fijo como escribiendo el significado del amor.

Ella jamás demostró que haya una pizca de desamor.

Ella se veía tan dulce, tan ingenua, tan ángel.

Lo amaba, lo amaba mucho, sin pudores,

ella lo adoraba...

sin saber que lentamente le rompía el corazón,

día a día, noche a noche,

en cada ausencia, en cada silencio

con cada capricho, con su tramposa inocencia.

El amor no duele, el amor a veces te rompe

y es hermoso mientras no te das cuenta.

Lo que viene después, ya lo conoces.

Vas a tu biblioteca y te enamoras de los libros.

Cuando crees que todo pasó, que el tiempo apagó el incendio

Se te da por escribir, y comienzas a sangrar letras disfrazadas

Te conviertes en una trama textual desconocida, pero latente.

Comienza otra vez a destrozarse lo reparado,

Comienzan a desparramarse los pedacitos del amor remendado.




Char®

viernes, 30 de junio de 2017

Simplemente eso, lo que lees...

Eres el instante que jamás tuve.

Eres ese ser que simplemente aparece.

Eres la magia para mí.

Eres elemento, fuego, tierra, agua, viento.

Eres todo a la vez.

Eres ese golpe perfecto en mi ser.

Eres la esencia de mi existir.

Eres esa cosa que no sé describir,

que me sacude desde adentro

y hacia afuera me acomoda en una realidad que siempre soñé.

Eres como esa ecuación perfecta de agua, arena y sal

de huellas marcadas con besos eternos

eres mi momento, mi instante perfecto,

eres mi sol, mi nube, mi noche, mi suspiro

eres mi stop a madrugadas de olores rancios

donde las penumbras, el humo de un cigarro y una copa de ron

me desnudaba al encuentro de lo que creía amor,

en hoteles que lloran promesas incumplidas

donde el dinero paga el sexo sin pasión.

Eres el pasado de un presente que no comenzó

eres el comienzo de mi sendero,

el futuro de mi agonía

eres simplemente eso

eres mi salvación.

Eres fuego en mis venas encarrilando mi procesión.

No sé cuánto durará.

Solo sé que eres y por siempre serás.



Char ©

miércoles, 14 de junio de 2017

Usted fue


Su presencia estaba llena de ausencia.

Su proximidad estaba más distante que nunca.

Su amor estaba lleno de desafección.

Su paciencia era impaciente; su felicidad, triste.

Sus sentimientos fueron...

Usted fue.

Y fue lo mejor que pudo hacer.

Me dejó.

Y volví a ser yo.




Char®

martes, 30 de mayo de 2017

Ausencia, cuánto pesa tu ausencia.


¿Cuánto pesa dentro del alma, dentro del recuerdo la ausencia?

Yo que siempre creí saberlo todo,

o al menos casi todo.

Me voy dando cuenta después de cada instante

que mis pupilas viven bañadas de un océano de sal.

Me voy dando cuenta que la tormenta está.

Que después de tu falta, de la falta de tu risa,

De la falta de tu falda, de tu mirada tierna y profunda

Después de todo tu ser, creí, creí que la muerte bastaba.

Creí que la muerte curaba, que ya no existía más nada

Y me voy dando cuenta después de cada instante

Que todo es peor, ahora me toca vivir

O al menos sobrevivir sin las cosquillas de tus cabellos

Sin las caricias que desvelaban mis madrugadas

Todo se terminó tan pronto, así como comenzó

Y ahora así como estoy,  sobreviviendo, con la piel desgarrada

me voy dando cuenta después de cada instante

que lo que duele no es el amor

lo que duele es la luna brillando sin que me acompañes a mirarla en silencio

lo que duele es caminar entre el rocío y los grillos

haciéndome adicto al perfume de flores nocturnas

de besos tan profundos como la eternidad

mi nuca añora ese par de rodillas flacas

cuando recostado miraba al cielo agradeciendo al destino

poder vivir así, poder escribir así, sin rimas ni prosas

escribir como se sobrevive a la muerte

solo, o casi solo…con la compañía de tu ausencia.




Char ®

domingo, 28 de mayo de 2017

Historia de un beso, historia del diablo.


Cuentan que el diablo una vez se enamoró

y no supo qué demonios hacer con ese vacío en el estómago.

Cuentan que la miraba con ojos de ángel

y que al tocar su piel se quemaba de pasión.

Cuentan que Satanás conoció su propio infierno

en la boca de una mujer cuyos besos lo hacían un simple mortal.

Cuentan que el diablo ya no es tan diablo

y que se le puede ver caminando sólo con ojos de melancolía.




__Desconozco el autor__

domingo, 30 de abril de 2017

Editado fin de abril.


La poesía siempre vive,

ella está en muchos lugares

más aún donde ni imaginas.

En realidad, yo sólo quiero ahora mirarte a los ojos.

poder escribir desde tu mirada

y solo encuentro palabras descolocadas

terminologías sin rimas

siento algo dentro mío,

no sé si es poesía,

o son tus ojos lo que me laten

y enervan esas ganas locas

de mirar desde adentro de tus pupilas.

Quiero verme dentro tuyo,

quiero verte en mí,

quiero tantas cosas...

Tú estás allí, yo aquí

el amor como un péndulo,

la distancia es sufrimiento,

la poesía desahogo,

no me tienes ni te tengo,

yo sólo quería mirarte a los ojos.

Este abril se termina como otros tantos,

siempre esa mirada en mi recuerdo

y esos deseos de ti que me llevan a escribir

más allá de la distancia.

Más allá del fondo del mar.




Char®