Seguidores

sábado, 27 de agosto de 2016

No llores


Nunca llores, siempre recuérdame brillando.

Cierra los ojos e imagina lo que sentimos siempre.

Jamás pensé que llegaría este momento,

pero es bueno poder decirte te quiero,

y por ello te doy las gracias

por ello te debo los sueños,

por ello me disculpo por tus desvelos.

Recuérdame sonriendo y brillando

así como brillábamos siempre,

que no se apague la magia,

que no muera ese “te quiero”.

Cuando me extrañes o eches de menos

cierra los ojos y siente que la distancia no existe,

que si bien estamos separados,

mi corazón está en el tuyo,

y el tuyo en el mío, latiendo con un “te quiero”

sin distancia, siempre juntos.




Char©

miércoles, 27 de julio de 2016

Perdiendo la razón en los pliegues de tu piel...


Deseo amarte en este instante

hasta sentir que ya no siento

porque pierdo la noción del tiempo

en el universo de tu terso cuerpo.

Soporto el dolor de saber que no me alcanza

amarte como te amo, en medio del silencio.

Quiero perder la razón en los pliegues de piel

en tu espalda, en tus piernas, quiero comer tu hiel

que me sabe dulce de placer como tus besos

esos besos que te robo al amanecer,

cuando te despierta la danza de mariposas

que revolotean en tu vientre tembloroso,

lo siento en mis mejillas cuando allí reposo,

lo sufro cuando no te tengo, me vuelvo loco.

Deseo amarte en la letra de una canción en madrugada

cuando desnuda prendes tu cigarrillo en el balcón

y dejas a mi suerte un sinfín de curvas sin bragas,

esperando que la tibieza de mis manos te acaricien,

y hagamos el amor como aprendices, lujuriosos, felices.

Aprendí en tu deseo que moriré después de muerto,

Y así naceré mil veces de nuevo, y mil veces te amaré,

con tus caprichos de niña, con tu veneno bendito,

con tus costumbres de divina loca mujer,

que me da de beber de su pecho el vino

que embriaga mi corazón y me enseña a ver

como se duerme una dama, sin lujos, sin nada

de espaldas al cielo y como alas sus piernas abiertas

esperando otro desvelo en el mundo del placer,

porque se siente primero mujer amada

inmensamente deseada, desbordada de placer.




Char©

domingo, 29 de mayo de 2016

Solo quería mirarte a los ojos


La poesía siempre vive en muchos lugares.

En realidad, yo sólo quería mirarte a los ojos.

Solo encuentro palabras descolocadas

terminologías sin rimas

y siento algo dentro mío,

no sé si es poesía,

o son tus ojos los que me laten

y enervan esas ganas locas

de mirar desde adentro de tus pupilas.

Quiero verme dentro tuyo

quiero verte en mí,

quiero tantas cosas

que no me animo a decir

porque sonaría fuerte, excitante.

Tú estás allí, yo aquí

como agua y aceite que no se pueden unir

la distancia es verdugo

la poesía desahogo

no me tienes ni te tengo

yo sólo quería mirarte a los ojos.




Char®

lunes, 23 de mayo de 2016

Doscientos treinta y dos mil ciento cuarenta días.

Doscientos treinta y dos mil ciento cuarenta días vividos.
Hoy caminaba de vuelta a casa
pisando hojas secas de otoño
silbando una melodía olvidada
como olvidados están los “te quieros”
y esos añorados tiempos que fueron,
que siempre parecen mejores
que a veces son peores…
vaya uno a saber.
Se dibujaban en mi mente
las cartas “the love”,
los corazones con flechas,
las hojas de colores perfumadas
donde cada uno escribía a su amor.
Esas antiguas “esquelas”,
papelitos simples llenos de ansias,
repletos de citas, horarios y encuentros
todo eso que se atesoraba tanto…
¿dónde están Los abuelos de la Nada?
¿y el Himno de mi corazón?
¿Y los lunes por la madrugada?
¿Y Pedro y Pablo, y mi marcha de la broca?
Vaya uno a saber si fueron tiempos mejores
o peores,
pero fueron,
eso es cierto.
Algunas vivencias pueden  volver,
menos esos instantes,
y ese “desayuno en américa” y Supertramp
ese tiempo que todos dicen, ya pasó.
La luna siempre está al igual que el sol,
las estrellas están al igual que el amanecer
los atardeceres y sus colores ocre rojizo…
todo está, como el tiempo mismo.
Nosotros somos quienes pasamos,
yo paso por esta vida soñando
logrando, errando y amando
pero yo soy quien paso.
el tiempo no pasa jamás
el tiempo está siempre presente
esperando por otros que vendrán,
cuando nosotros nos hayamos ido.
Así llegué a casa,
silbando bajo
la melodía olvidada,
a disfrutar el encuentro de lo mío
a pensar en mi existencia
a dar gracias por este mismo momento
por estas ganas de volver a comenzar
por estos doscientos treinta y dos mil ciento cuarenta días vividos
y por lo que fue,
pero me faltas tú.



Char®

lunes, 9 de mayo de 2016

Un recuerdo "hasta que llegue la aurora"


Esta noche quizás voy a aprender a no sufrir más

Porque quiero, deseo, caprichosamente ansío

Poder leer tu mente y saber la causa de mi muerte

Porque muero por no tenerte y me seco al sol despiadadamente

Quiero saber cuánto hincan las espinas de tu jardín

Cuánto sangran mis pies descalzos al caminar

Por el lecho de rosas de tu mirar intrigante para mí

Porque no te conozco, no te tengo pero estás

Hasta puedo sentir tus sentimientos y mucho más

Y puedo regalarte tu melodía, sin buscarla y al azar

Puedo muchas cosas, quiero muchas más

Espero solo en mis madrugadas, soñándote sin buscar

Es una tentación tan dulce y dolorosa…no te puedo alcanzar

Mi pecho no puede guardar tu cabeza, ni mis labios tu besar

Ni mi brazo tu cintura puede dulcemente secuestrar

El tiempo quiere que se caiga la pasión por amar

Pero no desfallezco porque sé esperar

Hasta que llegue la aurora y mis huesos vayan a descansar

Cargando la mochila de otra noche solo, solo de soledad

Y la funda de mi almohada otra vez se vuelva a humectar

Con lágrimas de mis ojos que extrañan tu mirar

Cuando sin hablar me dices que deseas mis besos

Y aun así…no te puedo besar

Después se dibujará tu cuerpo en mi cuerpo

Seguiré soñando con tenerte al despertar

Pero tus besos en mis besos no me dejarán levantar

Y acurrucado como un niño, seguiré sufriendo más

Hasta que el sol escriba la palabra “ocaso” en el cielo

Y sepan mis huesos que este cuerpo se debe enderezar

Para erguirse bajo la luna, extrañándote en su brillar

¿Cómo será tu perfume amada mía, cómo aplacan tus caricias?

¿Cómo late tu mirada, cómo ve tu corazón?

Cómo no me arranca de esta oscuridad el destino

Y me abandona entre tus senos, en el jardín de tu pasión

No me quejo porque sufro, solo escribo cómo un varón

También sufre por su amada…porque tengo corazón




Char®

sábado, 30 de abril de 2016

Tu todo


Ojalá que el amor esta noche

Nos haga felices a ambos

A pesar de la distancia

Del puto destino que castiga

Que la vida misma que segrega

De los besos que guardé

De los silencios de tus ojos cielo

De tus pies descalzos

De tus manos delgadas

De tus piernas flacas

De tu perfume a mujer

De tu todo

De mi nada




Char®

martes, 26 de abril de 2016

A la cobarde que llaman muerte (Sabes que cada año te escribo)


Sabes que no miento si te digo que no temo

Que puedes llegar cuando quieras y aquí estaré

Sucio o limpio, nunca moralista, siempre manchado de pecado

Porque no me arrepiento de mi pasado

Aquí me tienes cobarde, perfumado con vino tinto

Con aliento de recuerdos agridulces

Como los besos de las hembras verdaderas

Que no se cansan de amar con mentiras

Acompañando a los solos después de medianoche

Y cuando vengas como lo haces siempre

No llames a mi puerta, solo entra que te espero

Porque aunque seas frías, yo siempre estoy caliente

Porque si de verdad ardes yo no me quemo en tu fuego misterioso

Porque te repito, no te temo…hasta me agradas

Porque naciste conmigo, porque en mi primer suspiro

Ahogado en llanto, mojado con olor a mi madre

Naciste junto a mí, en mi misma vida

Por eso cada año te escribo, porque me encanta caminar al filo

Porque por tercera o cuarta vez te repito que no te temo

Me envenena tu silencio absoluto

Tu sombra imaginaria, la historia de cuentos que inventaron con tu nombre

Sin embargo puedo pedir las llaves del cielo y no te animas a acompañarme

Bien sabes lo que digo parca cobarde, a mis cuarenta y trece

Brindo por esta vida, por lo que me falta, por lo que sobró

Por lo que di y lo que me dieron

Por lo que me resta dar y sé que recibirán besos mi boca

Y caricias mi cuerpo de medio siglo pasado

Como dice Joaco…”ni tan joven ni tan viejo”

Deseo vivir más, me encanta el olor a rocío a noche después de la hora cero

A los ruidos de bolas de un pool, a la transpiración de un vaso de ron

A los ojos de una mujer en silencio, a sus manos inquietas

Al caminar por veredas tranquilas, escribiendo en el aire mi locura

Esperando conocer a alguien que se anime a seguir mis pasos

Sin prejuicios, esperando ver la madrugada

Con olor a café de bares vacíos, de sillas de madera

De cosas simples como la vida, mientras tú me esperas.





Char®