Seguidores

martes, 31 de enero de 2012

Ódiame como recompensa.



Cuando creo besar los besos que no me diste

Se abren en mis labios cicatrices sin sabor

Me duelen en mis manos la falta de tu piel

Soy la mitad de mi ser, mi cuerpo no camina la vida

Va arrastrando los pies dentro de una jaula sin salida

Busco tus huellas una y otra vez y no estás, el amor se fue

Cómo poder cumplir la promesa de olvidarte

No sé cómo hacerlo pues te quiero en cada sol

Y no sabe de olvido mi corazón que vive sangrando

Así que te seguiré amando, aunque muera sin tu amor

Hasta en el humo de mi cigarrillo se dibuja tu rostro

Tu cuerpo me sabe a un cielo con nubes perfectas

En tu ausencia pretendo que todo cobre forma bella

Y te deseo y lloro con llanto de niño, con gran pena

Tan lejos estás mujer, que siento el agobio dentro de la pena

Nada me consuelan ni mil mujeres como tú

Te deseo así…bella para mí, única condena, solo tú

No cumpliré la promesa de olvidarte, ódiame como recompensa

Mientras pase la vida buscaré al que corazones encarcela

Y sé que te encontraré entre la tierra o las estrellas

No puede ni la vida misma dejarme solo como Adán sin Eva

Prefiero morir buscando el aliento de tu boca mojada

Deshojar la flor azul en tu piel tatuada

Sé que te encontraré cuando se marche la noche

Y te amaré por siempre en cada mañana.




Char…libre, sin registro.

3 comentarios:

  1. Hola Char! Me pregunto porque enjaularse?
    Es tan bello el amor, es un sentimiento tan amplio, porque encerrarlo?
    Muy bonitas tus letras, pero sal de esa jaula!
    Te dejo un abrazote a la distancia.
    PD: mil gracias por tu visita, sé feliz!

    ResponderEliminar
  2. Hola que tal..
    después de unos meses obcecados
    vuelvo a tomar las riendas de mi Caja De Zapatos..
    he vuelto con una nueva nota llamada “Secándonos”
    te invito a que sigas leyendo..
    un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
  3. Char, el odio es un sentimiento que no tiene cabida en el amor, el amor es como el despertar del día, como la caricia tierna o la sonrisa de un niño, como el volcán cuando estalla y se conoce su fuerza, el amor es la melodía que recorre el tiempo, el amor es verdad que escribe la tinta del poeta.

    No cedas en tu empeño de amar, vuela amigo, vuela con la fuerza del cóndor.

    Mi siempre abrazo, amigo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita